Reseña: DELIRIUM – Errante (2013).

Cuando de repente llega un nuevo disco a tus manos y esa persona quien te lo obsequió te dice que es de una banda que toca heavy metal clásico, tal vez sea normal que uno arquee las cejas pensando que va ser más de lo mismo. Sin embargo, la experiencia nos ha enseñado que cuando algo es bueno, es bueno y punto y no importa si es música en una línea clásica, que sigue convenciones del género.

Tal es el caso de la banda hondureña Delirium –sí, es la primera vez que reseñamos a una banda de Honduras en Familia Perro y esperamos que no sea la última–, quienes nos presentan este disco llamado Errante. ¿El veredicto?: Un disco delicioso, perfectamente bien hecho, con fabulosas líneas melódicas, solos de guitarra imaginativos, con un gran balance entre la guitarra rítmica, bajo y batería que marcan una métrica precisa y te mantienen moviendo el pie en contraste con la guitarra líder que marca buenas melodías y, como ya dijimos, solos imaginativos.

Delirium está formado por Elías Espinal en la voz, Joe Casto en la guitarra, Fernando Lezama en la otra guitarra, Juanse Laínez en el bajo y Tino Martínez en la batería. Para bien nuestro Errante ya está disponible en México a través del sello La Mazakuata Records, por lo que no es necesario lo descarguen de manera ilegal o compren una importación a precio prohibitivo.

Como buenos amantes del metal clásico, Delirium plasma en su música todas sus influencias primarias. Probablemente la voz de Elías Espinal a algunos les sonara un poco a lo Rata Blanca, sobretodo cuando logra las notas más rasposas. Errante tiene una gran cantidad de canciones memorables como Honduras y Tegucigalpa que hablan de la realidad de su nación –aunque bien podrían aplicarse a cualquier país latinoamericano–. El solo de guitarra de Honduras es muy a lo Maiden. El tema inicial Errante es un buen ejemplo del oficio que tiene Delirium para crear sencillos heavy metaleros. El coro de Príncipe se te queda muchos días en la cabeza. Pierdo la Fe inicia de manera lenta, un poco tenebrosa, pero no es una balada, es más bien intensa, un poco sabática.

Ojalá que este disco sea la puerta de entrada de Delirium a México y otros países. Tienen mucho potencial.

P.D. Alguien tendrá que ceder, pues en México también existe una banda llamada Delirium que toca un excelente death metal melódico.